Crítica de la película argentina Las Grietas de Jara, con Oscar Martinez y Joaquin Furriel.

Crítica de Las Grietas de Jara, un thriller urbano argentino

Una de las primeras películas fuertes del cine argentino en 2018 es Las Grietas de Jara, un thriller basado en el best seller de Claudia Piñeiro con un destacado elenco encabezado por Oscar Martínez y Joaquín Furriel.

¿De qué se trata Las Grietas de Jara?

La vida de un grupo de arquitectos se trastorna cuando llega al estudio una misteriosa joven (Sara Sálamo) que pregunta por un tal Néstor Jara (Oscar Martínez). Mario Borla (Santiago Segura), Marta Horvath (Soledad Villamil) y Pablo Simó (Joaquín Furriel) dicen no conocerlo, pero mienten.

Pablo Simó fue quien tuvo que lidiar años atrás con Jara, un indignado propietario del edificio lindante a una obra del estudio, damnificado por una grieta en la pared de su living provocada por un error en la construcción. Ahora, su nombre regresa para poner su vida en jaque.

Las Grietas de Jara, un thriller urbano

Siempre es una buena noticia que se estrene cine de género argentino, esa categoría que a veces parece excepcional o menor. Y si viene de la mano de una autora reconocida, junto a un elenco de talentosos actores, la apuesta promete.

Las Grietas de Jara se presenta como un thriller psicológico situado en el mundillo de los desarrollos inmobiliarios. Tenemos un secreto, un hombre misterioso y un protagonista que está descubriendo su propia grieta interna.

Joaquín Furriel y Oscar Martínez se lucen, como siempre, aportando veracidad a los personajes de la película. Soledad Villamil y Santiago Segura completan el cuadro dramático con eficiencia.

Laura Novoa es la única en quien descansan las pequeñas dosis de comedia que liberan un poco el ambiente. Su personaje, la malhumorada esposa de Furriel, se lleva los mejores momentos, los más cotidianos y creíbles del relato (¡aplausos!). También hay que destacar la labor de la española Sara Sálamo, que hace un perfectísimo acento argentino.

Llama la atención lo apagado y opaco de la fotografía, una elección que no resulta visualmente atractiva pero que quizás intentó dar a la imagen un tono acorde con el ambiente que narra, el de vidas grises entre bloques de cemento y hormigón.

De grietas y cimientos

Vale decir que Las Grietas de Jara no está carente de algunos detalles que hacen ruido. Pero también creo que solemos juzgar con una vara más alta a las películas nacionales.

Dicho esto, los diálogos (sí, esos que jamás juzgamos en las películas en inglés) por momentos suenan un poquito forzados, pero sin llegar a molestar del todo.

Al margen de este detalle, la película dirigida por Nicolás Gil Lavedra logra mantenerte atrapado, esperando saber qué pasó con Jara. Su cámara refuerza la idea de división y ruptura con numerosos planos partidos al medio por el estratégico encuadre.

Un ritmo adecuado pero sin sobresaltos redondea este thriller argentino al que le pueden jugar en contra las altas expectativas. Las Grietas de Jara cumple sin deslumbrar.

Puntaje: 6.5/10

Duración: 100 minutos (aprox.)
País: Argentina / España
Año: 2018

Autor entrada: alesaras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *