Crítica de La rueda de la maravilla, la nueva película de Woody Allen con Kate Winslet y Justin Timberlake.

Crítica de La rueda de la maravilla, la nueva y teatral película de Woody Allen

Cada año, Woody Allen nos prepara una cita obligada. Con resultados dispares a lo largo del tiempo, pero la punta afilada de quien lleva décadas de oficio, el director estrena una cinta anual. Este año es el turno de La rueda de la maravilla, un film irregular con buenas actuaciones y estridencia visual.

¿De qué se trata La rueda de la maravilla?

Mickey (Justin Timberlake), un guardavidas de Coney Island cuenta los sucesos ocurridos en la playa durante los años ’50. Allí, Ginny (Kate Winslet) trabaja como mesera, tras haber dejado atrás sus sueños de ser actriz. Es madre de un hijo y vive con su esposo Humpty (Jim Belushi), aunque es bastante infeliz.

Un día aparece en Coney Island, la joven y bella Caroline (Juno Temple), la hija de Humpty. La muchacha está escapando de la mafia tras haberse separado de su marido, un mafioso con el que le habían recomendado no meterse.

Woody Allen y el paso en falso

Como fanática de Woody Allen, no solo me encantan sus películas, sino que, reconozco, al momento de hacer una crítica puedo ser un poco más generosa. Pero, ay, esta vez me ha decepcionado. No se puede decir que La rueda de la maravilla sea una mala película, para nada, pero está lejos de la calidad de sus últimos films (digo sus últimos films, no sus grandes films).

En 2016 se estrenó Cafe Society, un film afilado, entretenido, que fluía. Sin ser una obra maestra, estaba muy bien. Pero con La rueda de la maravilla eso no pasa. Nuestro chico Woody opta por una puesta en escena que en buena parte de la película roza lo teatral. Eso está muy bien y hasta es parte de su estilo. El problema pasa por el tono. ¿Es una comedia? ¿Es un drama? La rueda de la maravilla no termina siendo ninguna de las dos cosas. Solo las escenas del pequeño hijo de la protagonista -un pelirrojo piromaníaco- logra sacar risas apelando a ese humor absurdo tan propio del director.

Crítica de La rueda de la maravilla, la nueva película de Woody Allen con Kate Winslet y Justin Timberlake.
Kate Winslet y Justin Timperlake en La rueda de la maravilla / DigiCine

El resto, no llega demasiado lejos. El drama no es tan drama y los enredos no se enredan lo suficiente. Algunas de las obsesiones de Woody Allen no dejan de decir presente, como los amores cruzados y los artistas frustrados. Pero le falta esa cuota de ingenio y lucidez que caracteriza su cine. Ay, lo que me cuesta escribirlo.

Lo bueno de La rueda de la maravilla

Las actuaciones, eso sí, están muy bien. Kate Winslet es una ficha segura que desborda naturalidad, complementándose muy bien con Jim Belushi. Justin Timberlake aporta mucho carisma y Juno Temple cumple con creces su rol de niña tonta.

Vale destacar la estridente dirección de fotografía de La rueda de la maravilla. Colores y más colores, luces que aportan a la narración en ese Coney Island de ensueño por fuera y drama puertas adentro. En ese sentido, el póster de la película grafica eso a la perfección… incluso mejor que la película 🙁

Un tropezón no es caída. La película se deja ver. No estará entre lo mejor de Woody Allen, pero siempre es buena idea cumplir con la cinta anual.

Puntaje: 6/10

Título original: Wonder Wheel
Duración: 101 minutos
País: Estados Unidos
Año: 2017

Autor entrada: alesaras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *