Crítica de Puente de espías: lo nuevo de Steven Spielberg con Tom Hanks

¿Qué puede salir mal cuando dirige Steven Spielberg, actúa Tom Hanks y el guión lleva la firma de los hermanos Coen? Exacto: Nada.

«Puente de espías» pone a Tom Hanks en el rol de un abogado que, durante la Guerra Fría, debe defender a un espía ruso ante la corte de Estados Unidos. Pero eso es solo una pequeña parte de la historia. Lo que entrega Spielberg es otra gran película, bien hecha, con sentimiento, con humanidad, ingenio y, si, su especialidad: entretenimiento del bueno. Puede hacer una comedia, un drama histórico o resucitar dinosaurios, puede hacer películas que se conviertan en ícono o no, pero qué bien lo hace.

A su manera, Spielberg tiene sus obsesiones. Lo curioso es lo distintas que son. Claro está que el horror de la Segunda Guerra Mundial y sus derivaciones (como la división de Alemania y la Guerra Fría, en este caso) es uno de sus temas recurrentes.

«Puente de espías» no es una anécdota vacía, es una película que podría ser una más, pero tiene ese no se qué que le da profundidad. Ese no se qué se llama Spielberg y Tom Hanks.

Tom Hanks suele ser el tipo de actor que me lleva a ver una película. Es tan «normal», tan «man next door» que sencillamente le creo todo. Todo, siempre. Y a Spielberg también.

¿Te convencí? Claro que tenés que verla. Es entretenida, humana, cruda sin caer en el golpe bajo, tiene ritmo, gran fotografía, magnífica dirección de arte… no falla en nada. ¿Va a quedar en la historia del cine? No, no es ese tipo de película. Pero aún así, te va a encantar.

Título original:Bridge of spies
Duración: 141 minutos
País: Estados Unidos
Año: 2015

Imagen: Dreamworks

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *