Crítica de El destino de Júpiter: la insólita historia de una Cenicienta intergaláctica

Estos tipos hicieron Matrix, no es pretencioso esperar que un nuevo film sea al menos potable. Pero, gente, lo que me costó terminar de ver «El destino de Júpiter»… Los Wachowski eran el gancho para verla. Para muchas también Channing Tatum era el encanto de la película, pero justo no es mi tipo (prefiero a Eddie Redmayne que también trabaja, pero encima me lo deformaron…!). O sea, a entregarse a ver qué pasa.

¿Por qué no me gustó? Vamos con el argumento: una joven rusa que limpia casas es contactada por seres extraterrestres que le informan que es parte de la realeza intergaláctica porque tiene el mismo ADN que la antigua soberana. Entonces, cuando unos aliens quieren matarla, aparece nuestro héroe tonificado que la rescata y la traslada de la Tierra a algún lugar en el espacio (con la facilidad que yo voy al chino de la esquina) donde se cruza con los tres hermanos soberanos del universo, uno de los cuales pretende casarse con ella. Ok. Ponele. Me van a decir que también nos creemos que Superman vuela y nadie lo cuestiona. Pero no es lo mismo. Por algo Superman sigue siendo popular después de tantos años mientras que de esta película estrenada en febrero 2015 ya no se acuerda nadie.

¿Cuál es la diferencia entre Superman o cualquiera de su tipo y «El destino de Júpiter»? Miles… No pretendo hacer un análisis profundo pera vamos con las cosas de este film que, para mí, lo hacen malo:

  • Es inverosímil: el argumento en sí se pasa de rebuscado. Esa inverosimilitud pasa por la falta de explicaciones. ¿Por qué nos creemos Interstellar? Porque hay argumentaciones que estamos dispuestos a creer. La ciencia ficción radica en eso: la justificación de la ficción mediante explicaciones científicas. Acá, hay pocos intentos de que entendamos.
  • La protagonista no se cuestiona nada: un día está limpiando inodoros y al otro está casándose con un alien y lo asume con total naturalidad. Obvio, no es culpa de Mila Kunis sino del guión. Viaja por el espacio como si nada, no se estresa, no se despeina y ¡por Dios! jamás se le corre el maquillaje. Ella tiene que preguntar y encontrar explicaciones para que nosotros espectadores entendamos. No hay posibilidad de identificación con el personaje si ella da por sentado que un día puede secuestrarte un extraterrestre y decirte que sos la heredera de la Tierra. NO PODÉS NO PREGUNTAR QUE PASA!!!! #Listolodije #Mesaqué
  • No hay tensión. El agraciado Channing, que me olvidé de decir que es un híbrido entre lobo y humano (??) frunce el ceño, pelea, rescata a la chica, vuela, mata aliens, vuelve a rescatar a la chica… y no genera una gota de adrenalina. No sabés por qué pelea, por qué son malos los otros, por qué hay tantos bandos… Es el típico personaje «hombre bueno que actúa al margen de la ley porque el sistema lo excluyó». Igual eso no es un problema…
  • ¿Qué le pasa al malo? Con la actuación de Eddie Redmayne no me termino de decidir. Es visceral, sí, pero ¿la verdad? No sé si es muy buena o muy mala. Lo que sí, es extrema. Este muchacho gesticula como loco mientras que a Mila no la altera volar en una nave especial. Quizás sea un problema de contrastes…
  • Mientras todo esto pasa y la chica desaparece llevada al espacio por extraterrestres, en la casa de la joven todo sigue casi como si nada.
  • ¿Quieren romance? ¿Acción amorosa entre la chica linda y el musculoso? Olvídense…
  • Es el festín de una feminista. La pobre chica es rescatada una y otra vez por el fuerte héroe musculoso. Ella es un ser pasivo que no acciona mientras el hombre la rescata, la guía, la salva… Ok, que el tenga zapatos voladores y ella no, es una ventaja, pero aun así me quedo con mi querida Katniss de Los Juegos de Hambre.
Lo bueno: los efectos especiales. El problema es que si solo tenemos eso… no tenemos nada. También puede haber algún gancho por el tema de la simbología… Yo me acordé de Demian de Hermann Hesse porque el apellido de los reyes es Abrasax… seguramente un análisis más profundo de gente que sabe de símbolos antiguos podría darnos datos más interesantes en este punto. A esto le podemos sumar una obvia metáfora al capitalismo, sobre el final de la película. Pero eso no le quita lo mala.
También están geniales los vestidos de Mila Kunis, si eso sirve de algo. Y el afiche promocional está simpático no?
No había reseñado una película que considere realmente mala hasta este momento, pero con esta estreno. E insisto, no es un tema de gustos, que sea inverosímil no es lo mismo que «no me gustó». Es mala, solo se las recomiendo si son fervientes admiradoras de Channing Tatum o Mila Kunis.
Ah! Me olvidaba: los lacayos de uno de los reyes son como unas tortugas ninjas gigantes mezcla con dinosaurios. Estamos todos locos, chicos. En serio. Porque ¿saben qué pasa? Hay muchas películas del género absurdo, pero, como tales, son graciosas. Se asumen como un delirio. En cambio, los Washowski se tomaron esta fantasía demasiado en serio y se estrellaron.

Título: Jupiter ascending

Duración: 127 minutos

País: Estados Unidos

Año: 2015

Imagen: Warner Bros.

5 comentarios sobre «Crítica de El destino de Júpiter: la insólita historia de una Cenicienta intergaláctica»

  1. A mi me gustó, pero la verdad que no te podría decir porqué, porque no puedo objetar ni a una de tus críticas. ¡Es terrible que la protagonista no se cuestione absolutamente nada de lo que está pasando! La mina va de un lado para el otro con toda su tranquilidad, sin reaccionar a nada. Pobre Mila no tiene la culpa, el guión quiso ser demasiado y se quedó muuuuuuy corto.
    Creo que la película me compró con el «¡No tratas a tu prima como una gallina!» jajajajaa.

    Gi-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *