critica-el-regreso-de-mary-poppins

Crítica de ‘El Regreso de Mary Poppins’: Mucha azúcar, poco sabor

Plantear una nueva película de Mary Poppins era atrevido. Ha pasado medio siglo desde el estreno del clásico musical y… ¿cómo traer la historia a nuevas generaciones? ‘El Regreso de Mary Poppins’ se presenta como una secuela tardía, aunque bien podía plantearse como una remake enmascarada o un simple reboot con guiños al pasado. En todo caso, el resultado no termina de convencer.

¿De qué se trata ‘El Regreso de Mary Poppins’?

El argumento se mantiene fiel a la historia original, situándose 25 años después. Cuando la familia Banks está en problemas y a punto de perder su casa, aparece Mary Poppins (Emily Blunt) para poner las cosas en orden. Los tres hijos de Michael descubrirán un mundo mágico de canciones y fantasía junto a la niñera mágica y el farolero (Lin-Manuel Miranda).

Mientras Michael (Ben Whishaw) y Jane Banks (Emily Mortimer) intentan solucionar su problema financiero, recordarán su infancia y las increíbles aventuras que vivieron junto a Mary Poppins. En el camino, se cruzarán con el banquero Wilkins (Colin Firth) y los más peculiares personajes.

Mucha azúcar, poco sabor

Hay dos posibles escenarios cuando vas a ver ‘El Regreso de Mary Poppins’: que hayas visto la original o que no. Y creo que eso hace la diferencia. Habiendo visto la película protagonizada por Julie Andrews y Dick Van Dyke en 1964, esta secuela parece quedarse en las buenas intenciones. Es impactante desde lo visual y no se le puede recriminar nada en ese sentido. Es deslumbrante y mágica, no se pierde en nuevas tecnologías sino que mantiene el espíritu de la primera, con la por entonces innovadora mezcla de actores y dibujos animados que entregan el mejor segmento de la película. Las aventuras de los niños, Mary Poppins y Jack en el fantástico mundo escondido en un jarrón no podría ser mejor.

Mientras que allí consigue su mejor secuencia, hay algunas fallas que recuerdan que las comparaciones son odiosas. Pero, la verdad, es una cuestión de rubros. Visualmente aprobada con muy bien diez. La falencia pasa por otro lado. Algo que, sin embargo, tal vez no se perciba si ‘El Regreso de Mary Poppins’ es el primer paso al mundo del personaje.

Hay algo que hizo de la primera película lo que es: las canciones. Cincuenta años más tarde, aún tarareamos «Chim – chimenea», «Con un poco de azúcar» y, por supuesto, la frenética «Supercalifragilisticoespialidoso». Canciones diferentes entre sí con un característica en común: pegadizas como hit de verano. ‘El Regreso de Mary Poppins’ llena la película de música pero sin lograr que una destaque. Es más como una gran banda sonora dividida en secuencias, en lugar de canciones con identidad propia. Tal vez «The cover is not the book» sea la que más logra quedar, o al menos eso me pasó a mí.

En este ímpetu por cargar la película de información musical, se pierde un poco la magia. El film entretiene, es cierto, pero no permite que sus estrellas se luzcan, otra razón por la que la primera fue lo que fue. Emily Blunt está estupenda como Mary Poppins, pero da la sensación que podría haber brillado mucho más si la hubieran dejado. O si entre canción y canción se pudiera respirar (ojo, que conste que me encantan los musicales).  Tiene unos momentos -segundos- en que su chispa como actriz se luce, pero quedan ganas de más. Lin-Manuel Miranda está comprobado como un talentoso absoluto, pero tampoco hay margen para su completo lucimiento.

Y hay que decir- no es spoiler porque está en los créditos iniciales- que ni siquiera Meryl Streep en su papel secundario logra aportar demasiado. No porque la secuencia esté mal o no entretenga, pero hay algo de falta de sorpresa, o de sabor a poco que resulta inevitable.

Nostalgia, época y guiños

Sí vale destacar que hay guiños a la original, incluyendo un esperado cameo al final. Eso será el mayor deleite de los nostálgicos. ‘El Regreso de Mary Poppins’ mantiene absolutamente intacta la ingenuidad de la primera, siendo un film familiar en cada segundo, casi nadando a contracorriente, para bien o para mal. ¿Cómo verán los niños pequeños del siglo XXI la magia de Mary Poppins? Ojalá que abiertos a descubrir un mundo fantástico y diferente. La película no se actualiza y eso puede ser un arma de doble filo. Para los nostálgicos adultos será algo encantador… ¿y para el resto?

‘El Regreso de Mary Poppins’ tiene en contra el legado y unas expectativas enormes. Entretiene y deslumbra, pero aturde en su prisa por tirar todo al asador.

Puntaje: 6/10

Título original: Mary Poppins Returns
Duración: 130 minutos
País: Estados Unidos
Año: 2018

error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *