Review de El código Enigma con Benedict Cumberbatch

Crítica de ‘El código Enigma’ (‘The Imitation Game’)

Cuando terminó la proyección de El código Enigma, la gente aplaudió. Eso significa algo. En buena hora que esté nominada al Óscar, porque lo cierto es que muchas veces se va a ver una película porque la Academia la nominó, y nos llevamos un chasco. Acá no pasa. La película es buena, profunda, interesante, bien hecha, bien actuada y aporta algo. Un combo perfecto para hacerla favorita.

¿De qué se trata El código Enigma?

El film es una biopic sobre Alan Turing, un matemático que, durante la Segunda Guerra Mundial, ayudó a los Aliados a descifrar un código encriptado, para así entender los mensajes que interceptaban de los nazis y poder vencerlos. Pero no es una película de guerra en el sentido tradicional. El mensaje es otro. La guerra no la gana el más violento, sino el más inteligente. Y «guerra», aquí, no implica ver nazis. Guerra es la lucha entre dos bandos. La guerra puede ser entre dos e, incluso, con uno mismo. Entonces, sí, si lo pensamos así, es una película de guerra.

Como dice Alan Turing en el film: el enemigo de este grupo de superdotados británicos no es Alemania, ni Hitler. El enemigo es el tiempo. Contra eso luchan, para descifrar el código pronto y terminar la guerra lo antes posible.

Hollywood y el retrato de los genios

Pero hay algo más. A Hollywood le gusta que los genios sean raros, excéntricos, torturados. Es ley. En ese sentido, la película no es una excepción, pero lo enfoca de forma inteligente. El conflicto de El código Enigma es resolver el problema para ganar la guerra, de modo que evita ahondar y convertir en el centro del relato la personalidad de Alan Turing. ¿El tipo es «raro»? Digamos que no es «simpático». Turing es arisco y brillante: como un Dr House más reservado. ¿Y qué más? Turing es homosexual, en una época en la que Inglaterra lo consideraba ilegal. Por supuesto que eso es parte del film. Sobre todo, es fundamental cuando termina. Ahí está eso que hace que «The Imitation Game» no sea otro film más de entretenimiento.

Se ha hablado del trato que hace la película sobre la homosexualidad del protagonista y creo que es el adecuado. Menos hubiera sido tapar el tema (lo cual era casi imposible, dado el curso de los acontecimientos en la vida real del matemático), y más, hubiera sido focalizar la película en tal aspecto. Y no se trata de eso, sino de ganar una guerra. Se trata de que un matemático cuya vida sexual es penada por el Estado, puede vencer a Hitler y darle la victoria al mismo bando que lo condena.

Es en esa ironía trágica donde reside lo brillante de El código Enigma. Ironía que no es cinematográfica, sino reflejo de la vida misma.

¿Una razón más para verla? Los aportes de Turing a la ciencia han sido tales que puedo decir que determinó mi vida, la tuya y la de cualquiera que lea esto. El mundo es hoy el que es porque Turing estuvo en él, porque creyó en su genio y logró que otros también confiaran en él, pese a todo pronóstico.

La frase de la película:
«Sometimes it is the people no one imagines anything of who do the things that no one can imagine» («A veces la gente de la que menos esperas algo es la que hace las cosas que nadie imagina»)

Elenco de El código Enigma

– Benedict Cumberbatch (Alan Turing) está exquisito. Preciso, medido, conmovedor, cínico, débil, apasionado. Todo eso junto. Hay una escena en la que está mirando a uno de sus compañeros de proyecto… ahí de pie, no dice nada, mientras se le enrojecen los ojos y contiene las lágrimas. Gente, eso no es colirio. Merecidísima la nominación al Óscar.

– Keira Knightley (Joan Clarke) es maravillosa. Es una actriz natural que opta por papeles de mujeres fuertes, detrás de una apariencia débil. En este caso, el rol de una mente brillante que, aunque Hollywood no suela admitirlo, también puede venir en el cuerpo de una mujer.

La actuación de Alex Lawther (Alan Turing joven) es de otro mundo. El chico no es una promesa: es una realidad cumplida. Al final, la cámara lo encuadra con un primer plano, para captar su reacción ante cierto hecho. No se le mueve un músculo, mientras la procesión va por dentro. Pero podemos ver esa procesión escapando por sus poros, como si fuera piel traslúcida. Sí, se puede dar una actuación inolvidable sin decir palabra, sin inmutarse. Un rostro callado puedo emitir el mayor de los gritos. Por este rol ganó el London Film Critics’ Circle Award como Actuación Joven Británica del Año.

Temporada de premios ¿El código Enigma tiene chances?

Está nominada a: Mejor película, Mejor Actor, Mejor Director, Mejor Actriz de reparto, Edición, Música, Diseño de producción y Guión adaptado. Digo lo que sigue habiendo visto solo El Gran Hotel Budapest de las que compiten. Y voy por las categorías importantes:

Mejor Película puede ser: dicho en criollo, las historias reales garpan. Las historias reales e históricas aún más.

Mejor Director, poco probable. Morten Tyldun es noruego y esta es su cuarta película, es desconocido. Dificilísimo.

Mejor Actor: tiene a a favor el hecho de interpretar a un personaje real, eso la Academia lo premia con frecuencia; y también tiene buena edad (los ganadores suelen estar entre los 35 y 50 años). ¿En contra? Es uno de los nuevos lindos, la Academia no premia lindos por lo general. A los actores extranjeros les cuesta ser premiados (al revés de ellas, donde ser de afuerta, estadísticamente les suma). Y finalmente, tiene competencia fuerte en Michael Keaton (que puede ganar como premio reivindicador) y en Eddie Redmayne (demasiado joven, lindo y desconocido, pero con pedazo de papel real biográfico y Globo de oro incluido)

Mejor Actriz de reparto: Keira no es favorita, y tampoco el rol lo merece, por muy bien que haya estado. Pondría mis fichas en Patricia Arquette.

Mejor Guión Adaptado: historia real de nuevo… acá puede tener posibilidades. Y lo amerita.

Título original: The imitation game
Duración: 113 minutos
País: Reino Unido / Estados Unidos
Año: 2014

Imagen: Diamond Films

4 comentarios sobre «Crítica de ‘El código Enigma’ (‘The Imitation Game’)»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *