Crítica de «Escándalo americano»: solo buenas intenciones

Una película de estafas suele enfrentarse a un desafío: que se entienda. La red de mentiras y engaños que los personajes construyen tiene dos opciones: que no se comprenda nada y al final todo cierre; o que se vaya entendiendo y el final sea menos sorpresivo. «Escándalo americano» es una buena película, pero su problema es que no se decide entre ninguna de las dos estrategias. Tenemos un inicio con una valija, algo sale mal y un flashback (¿o el comienzo fue un flashfoward?) nos vuelve al inicio de la historia. Cuando volvemos al episodio de la valija, no se vuelve a mostrar, solo se insinúa. ¿Cuál es el problema? Que no entendemos el episodio que desencadena los hechos ni la primera ni la segunda vez.

Pero la película de David O. Russell va más allá de eso, por suerte. Y el final, sí, nos dará la preciada sorpresa. Todo se complejiza y aunque hay momentos en que desearíamos que todo se explique mejor, vale la pena verla. La ambientación de época es destacadísima. Los actores brillan y son parte responsable de que la película valga ser vista. En resumen, la intención es muy buena, el resultado se queda ahí.

ELENCO

  • Christian Bale (Irving) en un rol casi cómico. Gracias por restar dramatismo.
  • Amy Adams (Sydney) es casi garantía de una buena película. Derrocha glamour y encanto.
  • Jennifer Lawrence (Rosalyn) brilla con un desenfado admirable. La escena del final al ritmo de «Live and let die» es antológica.
  • Bradley Cooper (Richie) cumple. Amamos la seriedad con que hace sus rulitos.
  • Jeremy Renner (Mayor Carmine Polito) convence de bondad. Encanja sin achicarse en medio de semenjante elenco.

Título original: American Hustle
Duración: 138 minutos
País: Estados Unidos
Año: 2013

Imagen: Columbia Pictures

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *